hamaca de pared

hamaca design

Hamaca con una persona acostada y descansando en él - Icono Gratis Caracas es una ciudad extraordinaria… en esta ciudad de un borde de acera mojada nace una mata y florece. Quería un remanso alejado de la ciudad. El resto de la semana, los espacios son aprovechados para actividades académicas y sociales, en concordancia con el uso cultural y social del eje que conforma esta iglesia con la Mezquita de Caracas, ubicada justo al frente. Tiene al frente al Museo Bolivariano y diagonal se encuentra la Casa Natal del Libertador. Y fue convertida en un museo. Por eso, quienes entran a Casa Hannsi abren los ojos de par en par en señal de sorpresa al encontrarse con esa infinidad de piezas, que han convertido este local en un verdadero museo de la venezolanidad. Pero otro sería el episodio que marcaría para siempre la historia de la Casa Hannsi. “Después del incendio, resurgimos como el ave fénix”, cuenta Javier Marín, amigo de Hans, con quien se asoció para sacar adelante Casa Hannsi en esta segunda etapa.

Lime Green Ribbon Angle Más tarde, se construyó allí una vivienda: “Dicen que era la casa de una de las tías de Simón Bolívar”, cuenta José Zambrano, encargado del negocio, que tiene más de tres décadas funcionando en el mismo lugar. La historia de la familia Bolívar cuenta que esta vivienda, ubicada en la esquina de Gradillas de la Plaza Bolívar, perteneció a Juan Jerez de Aristigueta, primo y padrino de Simón Bolívar. Más tarde en 1810, fue por un corto período el lugar de residencia de Francisco de Miranda, quien dirigió allí sesiones de la Sociedad Patriótica, un conglomerado de intelectuales y pensadores que discutían e impulsaban ideas libertarias. Fue una institución que, de a poco, se convirtió en un lugar de referencia intelectual. Es 23 de junio y la plaza Bolívar está llena de San Juanes en una actividad denominada San Juan toma Caracas. La Piñata forma parte del conjunto urbano de San Jacinto, declarado Bien de Interés Cultural el 9 de agosto de 1979. Sin embargo, muchos desconocen su importancia y, por eso, silla colgante exterior pocos se detienen a admirar el inmueble. Pero la característica principal es la fusión de las dos modalidades de «repartimiento» y «encomienda» para integrar lo que se llamó la encomienda de reparto, forma que prevaleció en el país hasta finales del siglo XVII.

Ahí además se imprimió por primera vez el Acta de Independencia de 1811. Bolívar ocupó la casa en otras ocasiones, de forma intermitente, hasta que salió de Caracas por última vez, rumbo a Colombia. Correr Caracas por todos -todos- sus costados: de este a oeste, de norte a sur. Una conducta inexplicable en un caraqueño, pues la capital conoce lo que es un teleférico desde 1955. Cuando otras ciudades ni siquiera pensaban en este sistema, los caraqueños ya viajábamos en cabinas hasta la cima de El Ávila. Hay una sonoridad en la parroquia San Agustín que sólo se puede explicar desde la calle. DIRECCIÓN: CALLE BOLÍVAR DEL PUEBLO DE EL HATILLO, CASA NRO. En el marco del Bicentenario de la Independencia, la Fundación de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural de Caracas (Fundapatrimonio) restauró la casa. Y, durante los meses que vivió en Caracas -entre enero y julio de 1881- el poeta José Martí dio clases de Oratoria, Bellas Artes y Gramática Francesa.

En las paredes cuelgan fotografías y por doquier hay datos biográficos del poeta cubano. La web está en ingles, pero marcando la opción de metric, habría que rellenar los datos en centímetros. Sus adquisiciones comenzaron a llamar tanto la atención, que eso lo motivó a seguir con sus viajes y a traer más mercancías: cestas decorativas, muñecas de trapo, cerámicas, tallas de madera. Pero no le bastó con eso. La Reurbanización El Silencio además fue concebida con una serie de espacios conformados por parques infantiles, centros de deportes y sitios de reunión. Pero hay tanto y más: varios módulos recreativos para niños, dos espacios techados para hacer fiestas infantiles, una cafetería y hasta un anfiteatro completan la oferta del Parque Boyacá. Cada edificio está organizado en módulos señalados por letras, que distribuyen el flujo de personas en distintos ascensores para cada módulo de 3 pisos cada uno. Los jóvenes se formaron e integraron a un grupo de guías turísticos entrenados con conocimiento de antropología histórica para llenar de contenidos interesantes las rutas que vienen realizando los sábados en un recorrido que dura aproximadamente dos horas. “Los caraqueños recolectaron 325.260,11 bolívares”, asevera mientras camina por la Sala Mayor, primer punto del recorrido.

En la Sala Menor -usada en aquella época para atender visitas cortas- hay un cuadro que representa el bautizo de Bolívar. En 1829 la hacienda pasa a ser propiedad de José Tomás Bueno, que realiza importante mejoras, cuando por primera vez la casa es propiedad privada. Ha sobrevivido a cuatro siglos de historia, pues se trata de la hacienda más antigua que queda de la época colonial. El ala este, aún en restauración, tiene cuatro niveles. Más allá de la peculiaridad de sus espacios es sitio de exhibición de una de las colecciones de arte colonial más valiosas y mejor conservadas; compuesta por muebles, pinturas, esculturas, tallas, textiles y platería, entre otros. En el proceso se hallaron losetas de arcillas, aceiteras, una moneda de 1862, restos de tabletas para molduras, clavos, pernos, huesos de ganado y porcelanas. Està observant i mesurant i fotografiant-les des del 13 de Febrer, se’n recorda bé perquè eixe dia havia conegut la nova novia de Joaquim a la biblioteca del Politècnic, una estudiant de dret. El bulevar se culminó en 1981, dos años antes de que se inaugurara el tramo del Metro que va de La Hoyada a Chacaíto. La soledad allí se prestó por muchos años al vandalismo y a los vicios.